La Asamblea General de las Naciones Unidas reconoce el derecho a vivir en un medio ambiente sano



Hoy, a las 17h10 horas, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha aprobado, con 161 votos a favor, 0 en contra y 8 abstenciones, una resolución en la que reconoce el derecho a un medio ambiente limpio, sano y sostenible como un derecho humano para todos.

Esta resolución sigue a meses de movilización de organizaciones de la sociedad civil, incluida la Coalición del Pacto Mundial, y se basa en la resolución 48/13 del Consejo de Derechos Humanos, que reconoció este derecho en octubre de 2021.

La reafirmación de hoy por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el órgano legislativo de la ONU que incluye a todos los Estados miembros, es una victoria histórica para la protección del medio ambiente y un paso importante hacia la adopción de un enfoque basado en los derechos humanos para las disputas ambientales. Demuestra que el multilateralismo en el derecho ambiental internacional todavía tiene un papel que desempeñar.

Aunque las resoluciones de la Asamblea General no sean instrumentos jurídicamente vinculantes, esta resolución es un fuerte mensaje político y simbólico, el cual promete el desarrollo y fortalecimiento de nuevas normas ambientales internacionales y la instigación de nuevas acciones en favor del medio ambiente y el clima. La protección del medio ambiente se considera ahora un elemento esencial de la protección de los derechos humanos.

La Coalición del Pacto Mundial se enorgullece de haber trabajado con muchas otras organizaciones de la sociedad civil para garantizar la adopción de este importante texto. Agradecemos el tremendo liderazgo de David R. Boyd, Relator Especial sobre los derechos humanos y el medio ambiente, y su predecesor, John Knox. Queremos también agradecer al Grupo Básico de Estados por tomar la iniciativa de garantizar un medio ambiente saludable para todos: Costa Rica, Maldivas, Marruecos, Eslovenia y Suiza.

De hecho, esta resolución es sólo un primer paso: este reconocimiento debe combinarse ahora con mecanismos sólidos para la aplicación del derecho a vivir en un medio ambiente sano a fin de fortalecer plenamente la protección del medio ambiente, pero también la salud y el disfrute de los derechos humanos para todos. La implementación del derecho a un medio ambiente limpio, saludable y sostenible para todos requiere ahora políticas públicas ambiciosas e instrumentos internacionales efectivos.

Sobre todo, esta resolución podría ser la base para un instrumento internacional unificador sobre el derecho a un medio ambiente sano y otros derechos ambientales. Esta es la ambición del Pacto Mundial por el Medio Ambiente.

Yann Aguila, Presidente

Victoria Lichet, Directora Ejecutiva